Marcando la diferencia

Con este rollo de la crisis las marcas han desplegado unos tics que pretenden fortalecer su posición y sobrevivir a las vacas flacas.

No fabricamos para otras marcas“. Las marcas blancas apestan, dicen. Y no pienses que cabe la posibilidad que somos nosotros los que las rellenamos con nuestro producto.

Valor seguro“. Estamos en un nivel de calidad superior. Y vamos a mancomunarnos en una etiqueta que nos distinga. Una marca extra que certifique esa superioridad.

Somos tus cómplices, te ayudamos“. Te hemos acompañado durante toda tu vida (te ponemos campañas del año de la pera, para recordártelo y de paso ahorramos), nos conoces, tenemos que ser amiguitos. Nosotros te regalamos una unidad gratis, te hacemos un descuento y tú nos eliges a nosotros.

Mi sensación es que la mayoría de esas marcas se instalaron en una posición de privilegio por ofrecer un producto único o de mayor calidad. Eso les permitió diferenciarse e incluso aumentar su precio.

El problema es que desde esa posición de privilegio olvidaron mantener su diferencia de producto, eran copiables y no hicieron nada para establecer un gap con otras marcas o marcas blancas. Lo fiaron todo a su capacidad de ser más visibles, a que habían sido los primeros y más reconocibles.

Ahora intentan recordar que son especiales, pero ya no lo son, encima a un precio mayor. Me da que su única posibilidad es bajar el precio y aguantar el chaparrón.

Una marca es algo valioso para un producto, hay que cultivarla. Tanto como el producto que representan.

Y sí, lo sé, soy un listillo. Debe ser más fácil marcar vanguardia con un móvil táctil que con un dentífrico. Debe ser más fácil crear exclusividad en un coche con un punto de mira en el morro que con un lavavajillas. Debe ser más fácil crear sensación de pertenencia con un ordenador plateado que con unas galletitas para mejorar el tránsito intestinal.  Aunque otros lo consiguen con unas zapatillas o con café. Nadie dijo que fuera fácil.

Si te ha gustado, compártelo:
  • Meneame
  • Google
  • Technorati
  • TwitThis
  • FriendFeed

Posts relacionados:

  1. ¿Y tú? ¿Quién eres? Yo soy la chispa de la vida. Eso es lo...
  2. Este blog no vale nada La verdad es que me cuesta un congo cada post:...
  3. ¿Para qué uso Twitter? (o no) No soy un power user de twitter, pero ahí van...
  4. La ley de atracción ‘Somos lo que pensamos’, mi resumen un poco apresurado de...
  5. Viralidad Invocaba en otro post el poder que otorgaría reconocer la...

 

          0 votos

Posteado por admin el Saturday, November 7th, 2009 a las 10:16 am y en la categoría: marketing, producto. Puedes seguir las respuestas a través de RSS 2.0 feed. Puedes dejar un comentario, o un trackback desde tu site.

3 Responses to “Marcando la diferencia”

  1. Felisa Gunde Says:

    Por supuesto que hay que cuidar la marca y no descuidarse ni un momento. En mi opinión ahora los Fabricantes de Marcas originales estan pagando el error de algunos que decidieron que fabricar para marcas blancas era un negocio añadido, craso error, si los Hiper quieren tener marcas blancas que se las fabriquen ellos, que inviertan en fabricas y que innoven y que no se limiten a decir copieme ese producto pero con estos ingredientes que valen menos y luego a decir que son iguales.

  2. Alex Says:

    Has vuelto! :)

    Me parece un artículo excelente y una buena reflexión acerca de estas campañas que vemos constantemente en prensa y televisión. ¿Y a mí qué más me da si no fabricas para otras marcas? ¿Qué me aportan tus galletas que no me aporten las de marca hipercor?

    Otra que me gusta especialmente es la campaña de Bimbo, que apela al sentimentalismo (”hemos sido la merienda de una generación y la de sus hijos”). Sí hombre sí… pero que es pan de molde.

    La gracia de la competencia es que tus productos son copiables. O innovas (aunque tu innovación sea un mero cambio en el envoltorio) o mueres. Llevan mucho tiempo viviendo del cuento.

  3. BaseKit Says:

    He llegado a esta página por casualidad y aunque la reflexión es de hace un par de años, sigue teniendo vigencia en estos momentos de crisis en los que nos encontramos. Porque ahora más que nunca intentamos buscar un equilibrio entre la calidad y el precio, por lo que o la marca x realmente marca la diferencia, o si encuentro un producto de marca pero, con una calidad aceptable, que los hay, y a menor precio, posiblemente ésta última sea la que se acabe comprando.

Leave a Reply